Galería

El camino a la escritura

Si he seleccionado estas imágenes de mi vida, es porque se refieren a varios momentos claves en mi camino hacia la escritura.

  • 1 0. Insituto de Bachillerato Cervantes de Madrid. fotografía de Luis García
1. El instituto Cervantes, don Alberto Fernández y el amor por el uso correcto de mi lengua materna.

Las primeras me llevan al Instituto de Bachillerato Cervantes de Madrid, en donde terminé mi formación escolar, en 1972, y desde el que me dirigí a la Universidad Autónoma de Madrid, para iniciar, primero, Filosofía, y, luego, tras abandonar los estudios de filosofía, concluir Filología Hispánica.

2. La Universidad Autónoma de Madrid y Julio Rodríguez Puértolas: saber leer de un modo crítico es el camino de la auténtica escritura.

Las imágenes relacionadas con la Universidad Autónoma de Madrid, me llevan al segundo hito, o etapa, en mi camino hacia la escritura literaria. Mi llegada a la UAM, en 1973, con diecisiete años recién cumplidos, fue algo que solo los que vivieron aquel tiempo y aquella universidad entenderán. Un joven, muy curioso y motivado para el estudio, pero que había sido educado en la escuela franquista, en una dictadura que nos había ocultado lo esencial del mundo que fluía a nuestro alrededor; un adolescente, como yo, que entraba a la vida, así, virgen de mente y cuerpo, pero con el ansia propia de la juventud de entonces, experimentó una auténtica conmoción al encontrarse en medio de aquel espacio insospechado de conocimientos y de libertad absoluta, pues eso era la UAM en 1973.

3. Moscú, Ljubljana: años decisivos de aprendizaje en un mundo en completa transformación.

Las fotografías de mi estancia en Moscú y las de la Facultad de Filosofía en la Universidad de Ljubljana, me llevan a otro de los periodos cruciales que determinaron mi camino a la escritura. Sin esa experiencia, que duró casi cinco años, no sería quien soy.

Después de vivir intensamente y participar activamente en la transformación de mi país, durante el final del franquismo y a lo largo de toda la Transición, mi decisión de salir de España y conocer las sociedades del Socialismo Real por mí mismo, fue determinante en mi crecimiento personal e intelectual y me dotó de un bagaje existencial y experiencial que indudablemente se ha traslucido en mi escritura.

4. Los años de silencio, las dos primeras novelas, “Voces del Extremo” y la Poesía de la Conciencia Crítica: el compañerismo como seña de identidad.

La vuelta a España, en 1991, dio paso a quince años de callada e intensa escritura, tras la retirada de la publicación, en Libertarias-Prodhufi, en el último momento, justo antes de firmar el contrato, de la primera versión de El tiempo cifrado, que habían leído, además de mi amigo y compañero César de Vicente Hernando, mi maestro, Julio Rodríguez Puértolas, y Francisco Caudet, profesor de mi antiguo departamento en la UAM y crítico excelente también: los tres ya desaparecidos (¡cuántas desapariciones hay en mi memoria, ahora que lo pienso!…).

El encuentro con los otros / La vida literaria

  • 5 1. En Voces del Extremo Fundación Zenobia Juan Ramón. Moguer 2019

Durante gran parte de mi vida como escritor, me mantuve voluntariamente al margen de la relación con los otros, no tuve vida literaria, me concentré exclusivamente en escribir; desde 1990, cuando retomé la escritura literaria, hasta la publicación de Grito y realidad, en 2008, transcurrieron dieciocho años de escritura y silencio; sin embargo, a partir de 2008, las cosas cambiaron, la obra acumulada durante esos dieciocho años, comenzó a salir a la luz y, con los libros, mi persona se expuso irremediablemente.

Todos saben que me gusta luchar por mis libros –hasta donde mis fuerzas y mis posibilidades lleguen–, todos mis editores saben que hago todo lo que esté en mi mano para dar a mis libros todo el recorrido que creo que se merecen, como “hijos de mi ingenio” que son. Mis editores, por lo común, no han podido o no pueden hacer grandes alardes difusores; en la mayoría de los casos, bastante hacen con mantener sus editoriales en pie y funcionando en una realidad tan hostil, como la española, para el libro y la lectura, en general.

Intervenciones y memoria histórica

  • 6-0.-Cartel-del-homenaje-y-desagravio-en-el-Cementerio-del-Este.-1-marzo-de-2020

Somos memoria [y la muerte, el olvido]

Si nos quieren sin memoria es porque los pueblos, las comunidades y las familias que la pierden son como esas personas, esos individuos que, al perder, o negar o desconocer su propia historia, el porqué de su propio pasado personal, se deslizan hacia la irrelevancia y hacia la nada, dejando de existir como tales seres vivos y libres, y devienen en seres fácilmente manipulables y tendentes a la servidumbre.

Activismo y escritura

  • 7-1.-En-el-Museo-Reina-Sofia-de-Madrid-con-Fernando-Pessoa

Matías Escalera fotografiado por Demian Ortiz

🤞 ¡No te pierdas nada!

Todas las nuevas entradas al blog y noticias de Matías Escalera

¡No hacemos spam!