Don Juan Tenorio de Zorrilla

[… ¡cómo pude caer en la trampa del amor!…]

… DON JUAN: Querido padre (Dirigiéndose al fantasma del PADRE con sorna)… y mi pobre don Gonzalo (Dirigiéndose a la pétrea figura de mármol del COMENDADOR)… Vaya par de espectros que hacéis, ¡jajaja!… Mirad, lo que lamento no es el mal causado ni la deshonra que he llevado a las dos familias, ni siquiera el trágico final de la novicia…

DON GONZALO: ¡Maldito hijo de puta!… Con perdón (confuso mirando de reojo al fantasma del PADRE de DON JUAN)…

DON JUAN: No, no es nada de ello lo que lamento, en absoluto… Lo que realmente lamento es pensar que en un momento de locura, hechizado, tal vez, por la ocasión y por la íntima penumbra de la noche junto al Guadalquivir, creí por un instante estar verdaderamente enamorado de esa mocosa… de.. de su candidez… ¡Bah!…

DON GONZALO: Maldito desalmado, cómo puedes hablar así de mi hija, de tu víctima inocente…

DON JUAN: Viejo loco, no hay víctimas inocentes… Esa es la cosa que no hay víctimas inocentes… ¡Nooo haaayyy víííctiiimaaas iiinoooceeenteees!… ¿Es que ni siquiera en el infierno os lo han enseñado…?

PADRE: Te maldigo y te repudio para la eternidad, monstruo malnacido; ¿cómo pudiste nacer de un vientre santo como el de tu madre…?

DON JUAN: Querido padre, ¿tampoco has aprendido en el infierno que yo no soy ni mejor ni peor que vosotros…? Que no soy ningún monstruo y que ahí está el asunto… Que yo solo he cumplido vuestros sueños más escondidos…

DON GONZALO: ¿Y era a este ser vicioso y maligno al que los cielos estaban dispuestos a enviar sus ángeles para ofrecerle la salvación eterna…? ¡Te veré en el infierno!…

DON JUAN: Nada de angelitos, ni de pétalos de rosa ni perfumes… ¡Por favor, más imaginación!… Jajaja…

PADRE: ¡Te veremos en el infierno!…

DON JUAN: Allí nos veremos, sí; pero antes venid a cenar de vez en cuando a esta mesa lúgubre y hermosa, sabed que estáis invitados cada noche a ella hasta que yo os acompañe definitivamente a vuestra casa para toda la eternidad… en donde seguiremos esta conversación por los siglos de los siglos… ¡Jajaja!…

DON GONZALO: El reloj ya marca el final… ¡Jajaja!… ¡Jajaja!… ¡Jajaja!… (con voz y acento cavernoso y terrible)

🤞 ¡No te pierdas nada!

Todas las nuevas entradas al blog y noticias de Matías Escalera

¡No hacemos spam!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *