Mundiario. 2 de septiembre, 2016

Unidos Podemos y la conjura de los necios (contra la realidad) /1/

Ajeno a este cansino bucle, o fastidioso “día de la marmota” de la investidura, que estamos viviendo en estos días, pensando en el torrente de opiniones que se vertieron y se siguen vertiendo sobre lo sucedido el 26J tratando de explicar el fracaso de Unidos Podemos en las últimas elecciones generales, lo primero que me sorprende es precisamente eso del “tremendo fracaso” de la coalición. ¿Fracaso respecto de qué?, supongo que respecto de las expectativas creadas por los medios y las encuestas dirigidas precisamente a crear esa ilusión; porque no respecto de la realidad real, ni respecto de las previsiones que razonable y lógicamente se podían y se pueden hacer desde esa misma realidad real. Pues si desbaratar el chiringuito bipartidista y nacionalista de derechas (con PNV y la antigua Convergencia), que se había montado y funcionaba desde la Transición y que parecía eterno e inmutable, una organización popular que surge y se articula en un año y pico, sin apelar a crédito bancario ni financiación externa ninguna, sin sedes estables ni propiedades, ni medios afines o instrumentales, salvo los propios de la Red y del boca oreja; si concitar varios millones de votos alrededor de la idea del cambio de sistema político y de la honestidad, y sacudir el tablero político de este país hasta hacerlo irreconocible, contra todos y  contra todo, contra todo tipo de marrullerías y de ese descarado juego sucio de sus oponentes de clase, tanto desde los medios, como desde los aparatos políticos; si esto, que es objetivo, observable y cuantificable, es un “tremendo fracaso”, lo de Convergencia o lo del PSOE, o lo del PNV o lo de el propio PP, ¿entonces qué es?

Mundiario. 9 de septiembre, 2016

Unidos Podemos y la conjura de los necios (contra la realidad) /y 2/

Si descontamos a todas las víctimas de esa ilusión mediática de la que hablábamos al principio, que llevó a la tremenda decepción de los resultados, y, con ellas, a todos los votantes “de izquierdas” que se quedaron en casa, por unas u otras razones; lo que nos queda para entender lo que pasó ese 26J es, por una parte, nuestra proverbial pereza democrática: sí, la de las gentes del común, más allá de adscripciones ideológicas o políticas, como muy bien nos lo explica el excelente documental catalán L’Esma del Temps (El sentido del tiempo), de Marta González, Alexandra García-Vila y Marta Saleta, que recomiendo encarecidamente que se vea, para entender lo que digo, para ver cómo se agota por la mera pereza del común una experiencia extraordinaria de gestión participativa y democrática de un municipio, Figaró-Montmany, a 40 Km de Barcelona, promovida y llevada a cabo por la candidatura popular de una asamblea de vecinos, frente a la ya sobradamente conocida gestión los partidos tradicionales, y cómo es solo la invencible e incomprensible pereza de las gentes del pueblo, a las que simplemente se les pide tomar decisiones regularmente acerca de su propia vida, la que devuelve a los de siempre el poder de siempre, porque esos, ya se sabe, no nos obligan a tomar decisiones, sino que ellos las toman por nosotros (encantados, claro).

Nuestra proverbial pereza y también el miedo; un miedo social variopinto, pero muy extendido, al cambio real de las cosas. Es decir, el temor cierto e incontestable de una mayoría de votantes que no quiere realmente “cambiar el mundo”, ni mucho menos “asaltar los cielos”, no solo desde la derecha, por supuesto, algo lógico; sino también desde una parte de “la izquierda”, que se diga lo que se diga en las reuniones familiares o entre amigos y colegas, o se grite lo que se grite en las plazas, como mucho quieren mejorar lo que ya tienen, o simplemente conservar lo que nos queda. Esos sectores, incluso una parte de los votantes del PP que bien podrían votar a otras opciones, la mayor parte de los votantes del PSOE, y una parte de votantes potenciales, ocasionales e incluso fieles de IU o de Podemos, hacen sus cuentas, y en sus cuentas no entra la aventura de un cambio social y político radical.

🤞 ¡No te pierdas nada!

Todas las nuevas entradas al blog y noticias de Matías Escalera

¡No hacemos spam!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *